Un mito alimentario es una afirmación falsa sin evidencia científica que se extiende en la población y llega a interiorizarse mucho.

  1. El agua con limón adelgaza. No hay evidencia científica de ello. No adelgaza ni tiene propiedades mágicas, no deja de ser agua con zumo de limón.
  2. La fruta es mala porque tiene mucho azúcar. No es verdad. La fruta tiene azúcares intrínsecos, es decir, que forman parte de una matriz alimentaria junto con otros componentes como la fibra, que permite que la subida de glucosa sea lenta, paulatina y no tenga impacto negativo. No se puede igualar al azúcar añadido de unas galletas, por ejemplo, que sí tiene un impacto negativo en la salud.
  3. Para adelgazar hay que pasar hambre. Este concepto está muy extendido en la población y es falso. Para adelgazar hay que encontrar un plan individualizado para la persona que se adapte a los gustos, horarios, contexto familiar y social, trabajo… El pasar hambre tendrá un efecto contraproducente, lo que hay que hacer es comer saludable, pero que sacie lo suficiente.

Os invito a que reflexionéis sobre si tenéis mitos alimentarios interiorizados. ¡Podéis comentarlos con nosotros! Y también os recomiendo ser críticos con la información que os dan.

Obtén un 10% de descuento en tu siguiente compra

Disfruta de las ventajas de suscribirte a nuestra newsletter. Recibirás ofertas exclusivas cada mes.

Enhorabuena! Ya estás suscrito.